La huella verde de la ULPGC

01/10/2019
Lectura en 4 minutos

La huella verde de la ULPGC

La lucha por evitar el cambio climático debe comenzar en nuestro entorno. La ULPGC se toma en serio la eficiencia energética como uno de los principales pilares de su “batalla contra los gases contaminantes”.

 

placas solares delante de la cúpula del Rectorado

Un total de trece edificios de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ya cuentan con la instalación de plantas fotovoltaicas en sus cubiertas. La gran novedad es que el pasado mes de julio se conectaron las dos últimas, en el edificio Polivalente del Parque Científico y Tecnológico de Tafira y en el Parque Científico de Taliarte: ambas destinadas al autoconsumo de los dos edificios. “Calculamos que en Taliarte, las plantas fotovoltaicas producirán aproximadamente un 20% de la energía que consume el edificio; mientras que en el Parque Científico de Tafira, la planta fotovoltaica podrá generar casi el 70% de la energía que es necesaria para ese edificio”, explica el profesor José Alberto Herrera, director de Sostenibilidad de la ULPGC.

La eficiencia energética es ya una realidad para la Universidad grancanaria desde hace varios años, tras la concesión a varias empresas especializadas de la explotación de sus plantas fotovoltaicas. Este año, con la puesta en marcha de otras dos, que ya se encontraban instaladas pero que necesitaban adaptarse para funcionar como plantas de autoconsumo, se da el gran salto a un modelo sostenible de universidad con el que, además, se promueven otras acciones de ahorro energético.

“Nuestro objetivo es seguir incrementando en nuestros edificios, en función del presupuesto que dispongamos, el número de plantas fotovoltaicas destinadas al autoconsumo”, destaca el Vicerrector de Coordinación y Proyectos Institucionales, José Miguel Doña. “Pero, además de ello, ya hemos puesto en marcha el Sistema Connecta, a través del que se han instalado sensores en todos los edificios universitarios que vigilan el consumo eléctrico, controlados por un software que lo mide en cada edificio en tiempo real”. El vicerrector valora especialmente este nuevo sistema porque ofrecerá la oportunidad de conocer en qué franjas horarias y qué días existe un consumo eléctrico excesivo, y permitirá analizar cómo racionalizarlo.

Además, la ULPGC ha contratado la “factura verde” para el consumo eléctrico de la gran mayoría de sus centros. Esto es, se solicita a la comercializadora de energía que la que se consuma en la ULPGC provenga de sistemas renovables. A ello se suma la apuesta universitaria por la instalación de luminarias leds en la mayoría de sus centros, unas luminarias más eficientes y de menor consumo.

Ahorro en consumo de agua

La gestión del agua es otro de los principales pilares del modelo sostenible de la ULPGC. En este ámbito, los responsables universitarios también están poniendo en marcha una red de sensores para monitorizar diariamente el gasto de agua en toda la red de abastecimiento de la Universidad, con el fin de determinar si existen fugas o un mal estado de la instalación en algunos edificios, y repararlos. “Gracias a estos sensores y a la contratación de una empresa especializada hemos reducido notablemente las pérdidas de agua en la universidad, lo que supone un gran ahorro económico a la vez que un notable avance hacia la sostenibilidad”.

Además, una de las grandes novedades entre las acciones a desarrollar por la Dirección de Sostenibilidad de la ULPGC es la apuesta por utilizar aguas depuradas para el riego de los palmerales del Campus de Tafira y diversos jardines. “En la actualidad estamos utilizando aguas de galería en casi todas las zonas verdes de la Universidad, aunque estamos realizando una experiencia puntual en los palmerales del Campus de Tafira, que estamos regando con aguas depuradas, lo que supone una clara apuesta medioambiental, ya que son aguas reutilizadas, y de gran valor ecológico”, explica el Director de Sostenibilidad.

 

Fines docentes mientras se cuida el Medio Ambiente

La instalación de plantas fotovoltaicas no es tan solo una muestra de la sensibilidad medioambiental de la comunidad universitaria. Constituye, además, un nuevo recurso didáctico, docente y de investigación para los expertos de la ULPGC que ofrecen formación en varios grados universitarios.

Del mismo modo, están siendo motivo de estudio y análisis los datos que ofrecen los sensores instalados para medir el gasto de electricidad y de agua en distintos edificios. “Esto supone que nuestras acciones de ahorro energético también se ponen en valor con fines docentes y científicos”, explica el Vicerrector, que destaca siempre la ventaja añadida de estas iniciativas en el ámbito universitario.